Visita el blog de Filosofía a la de tres (preescolar)
Visita el blog de Filosofía de cuento (primaria)
Visita Lo leemos así (reseñas y lecturas de literatura infantil)
Visita Wonder Ponder (Filosofía visual para niños)

3 de noviembre de 2013

Porque-ría número 1: ¿Por qué las personas son dueñas de los perros y no los perros de las personas?

Ilustración de El mundo al revés, de Miguel Calatayud (Media Vaca, 2001)















Esta pregunta la ha propuesto Tito, el perro que vive en el baúl de filosofía de Filosofía a la de tres.

Hemos empezado a pensar un poco sobre ella en filosofía, ¡pero aún queda mucho por pensar! Para empezar, una pregunta siempre requiere más preguntas: 

¿Qué significa ser dueño de algo? 

¿De qué cosas somos dueños nosotros? ¿Cómo nos convertimos en dueños?

¿Es igual ser dueño de algo que ser dueño de alguien? ¿Por qué? o ¿Por qué no?  

Tito dice que las personas somos dueñas de los perros. 

¿Las personas tenemos dueños? 

¿Son los padres "dueños" de sus hijos y de sus hijas? 

¿Los dueños son los encargados de poner las reglas? ¿Qué reglas enseñan las personas a los perros? 

¿Las personas somos más inteligentes que los perros? ¿Por qué? 

¿Ser más inteligente da derecho a mandar más?

¿Cómo sería el mundo si los perros mandaran? 

Podéis escoger algunas de estas preguntas y hablar sobre ellas. Recordad que la idea es que los adultos no contestemos a estas preguntas, sino que investiguemos con los niños sobre ellas. ¿Por qué no elegís alguna de ellas y le preguntáis a abuelos y a tíos y tías, a ver qué piensan ellos?

Tito tiene muchas ganas de saber qué pensáis y cómo tratáis de responder a su pregunta.

¡PORQUE-PORQUE-PORQUE-RÍAS!

1 comentario:

E. Duthie dijo...

Hoy de camino a casa de unos amigos, Iain y yo hemos aprovechado para hablar un poco de esta cuestión. Iain ha dicho varias cosas que me han parecido interesantes. Primero, ha dicho que tiene más sentido que las personas sean dueñas de los perros porque al revés, los perros, que andan sobre cuatro patas, lo tendrían difícil para dar paseos a los humanos, que andan sobre dos patas y son más altos. Sería incómodo pasearles con la correa porque tendrían que subir mucho la pata. Ha dicho también que cree que las personas podemos ser más responsables que los perros. Él piensa que si un perro fuera dueño de un humano, se le olvidaría a veces darle de comer, por ejemplo. Luego hemos hablado sobre si él creía que los padres éramos dueños de los hijos y ha dicho que no, que una cosa es ser dueño de alguien y otra cosa es cuidar de alguien. Ha dicho también que le parece que no se puede ser dueño de otra persona, solo de mascotas o de objetos. ¡Y entonces se acabó el viaje en metro! Seguro que salen más cosas interesantes en los próximos días.